Una Mente sin límites

mentelimites

La energía para materializar los sueños se origina con el pensamiento. Ya lo dijo Buda, somos lo que pensamos y con nuestros pensamientos creamos nuestro propio mundo.
El problema es que no siempre nuestro pensamiento es coherente al 100%. Debe existir una total compenetración y congruencia entre lo que se piensa y desea a nivel consciente y cómo nos vemos a nosotros mismos a nivel subconsciente. Esto es clave para que nuestros proyectos y deseos alcancen el éxito esperado.

Debería ser suficiente con imaginarse rodeado de todo aquello que se desea tener en la vida. Y, si uno tiene la suficiente disciplina mental como para mantener esta idea en su mente durante el tiempo necesario, acabaría por materializarlo.

Pero, a veces por más que lo intentamos una y otra vez, y nos esforcemos por conseguir algo todo parece conspirar en contra: obstáculos insalvables, situaciones imprevistas, problemas que surgen de forma totalmente inesperada… Sin embargo, en otros momentos, iniciamos un proyecto y el viento sopla a favor: llamadas con noticias positivas, apoyos, colaboraciones,… un flujo de acontecimientos que armonizan de tal forma los hechos que el éxito sucede de forma fácil y sencilla.

Necesitamos creer en nosotros mismos de verdad. Y puede que esto sea así a nivel consciente, pero si en el subconsciente existen patrones de pensamiento restrictivos, estos boicotearán cualquier intento dirigido hacia la consecución de aquello de lo que quizá no estemos absolutamente convencidos de ser merecedores o de nuestras propias capacidades para lograrlo.

Desde la perspectiva de la PNL encontramos la base en las creencias. Una creencia es una idea, una frase normalmente simple, corta y sentenciadora acerca de las cosas, del mundo y de nosotros mismos. Tenemos creencias aplicadas a los ambientes, personas, cosas y momentos en que nos desenvolvemos. Sobre las conductas. Creencias destinadas a gestionar la mente, capacidades, habilidades y recursos personales. También sobre quiénes somos. Y, por supuesto, ideas relacionadas con el más allá y lo espiritual.

Las creencias determinan lo que está bien y lo que está mal. Lo bueno y lo malo. Lo que puedo y no puedo hacer. Marcando los límites de nuestra experiencia personal.
El efecto placebo sucede porque podemos creer. Así de poderosas son las creencias. Podemos enfermar y sanar manteniendo creencias que nos potencien o limiten. Es la base y fundamento de la medicina psicosomática. Toda idea generada en nuestra mente causa un estado interno, una emoción y una reacción física. El pensamiento provoca una respuesta fisiológica que si persiste puede provocar cambios orgánicos. Como por ejemplo, las reacciones en la piel por pensamientos de rabia, úlceras de estómago por preocupaciones mantenidas,…

Una creencia potenciadora como “pase lo que pase sigue adelante siempre”, “no me rendiré”, “haré todo lo imposible” nos permite desarrollar al máximo nuestros recursos personales. Las creencias limitantes del tipo “no sirvo para esto”, “¿total para que?”, “haga lo que haga no servirá de nada” bloquean las capacidades restringiendo nuestras posibilidades para ser felices y disfrutar de una vida plena.

Como dijo Henry Ford, “Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto”
Si pudiésemos volver a ser como los niños,… para ellos no hay nada imposible.
Las creencias forman parte del software de nuestra mente, que utilizamos para relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y el mundo.

Imagina que en lugar de un teléfono de última generación, tuvieses uno antiguo, que no te permitiera conectarte a Internet ni descargar aplicaciones, que sólo pudieses utilizarlo para hacer llamadas. Estas serían las limitaciones a las que te enfrentarías. Sucede lo mismo con nuestra mente; en la medida que disponemos de más variedad y mejores programas mentales mayor flexibilidad de conducta y las probabilidades de lograr el éxito también aumentan.

Voy a tener una entrevista de trabajo, pero en el fondo no me siento completamente seguro, y, a pesar de que deseo obtener el puesto, tengo la sensación de que me van a rechazar. Sin darme cuenta de ello, con mis creencias estoy provocando la situación indeseada. Esos programas deficientes provocan que mi pensamiento pierda fuerza y mi energía se disperse.

Es común sentirse ofuscado queriendo cambiar las circunstancias que nos rodean y no nos agradan. Quejarse, lamentarse sólo provoca resentimiento, frustración e insatisfacción que finalmente desemboca en impotencia. Por el contrario, observar la forma en que nos relacionamos con las circunstancias desidentificados de los hechos y condiciones externas para cambiar en nosotros mismos aquello que nos está impidiendo tener la vida que deseamos, nos proporciona mayor autocontrol.

Cuando la intención está clara, y me encuentro alineado, completamente convencido, cuando mi pensamiento y mis sentimientos son iguales, nada puede pararme. ¿Recuerdas alguna vez en tu vida que quisiste algo, que en su momento pensaste que sería imposible y finalmente lo lograste? Tardará más o tardará menos, a veces los tiempos no son los que queremos, sino los que deben ser. A veces las cosas necesitan un tiempo que desconocemos.

Necesitamos armonizarnos con paciencia, humildad, confianza, fe, generosidad, gratitud, amor y coraje por nuestro propio bien.

A continuación te propongo un ejercicio muy sencillo de autoevaluación de creencias en relación a un objetivo que desees lograr.

1. Escribe una frase sencilla que describa de forma clara, concreta y específica tu objetivo. Por ejemplo: conseguir un puesto de trabajo como informático de sistemas.

2. Evalúa tu objetivo en cada uno de los apartados siguientes. Completa los puntos suspensivos con tu objetivo y subraya una de las 5 opciones:
a. Mi objetivo de…………….…………………….(escríbelo aquí) es deseado, ecológico, importante y conveniente.
1. No se
2. Tal vez
3. Sí, pero…
4. Puede ser cierto
5. Muy cierto
b. Es posible para mi alcanzar o conseguir………………………………….
1. No se
2. Tal vez
3. Sí, pero…
4. Puede ser cierto
5. Muy cierto
c. Aquello que tengo que hacer para…………………………………..es lo correcto, apropiado y beneficioso para mí y los demás.
1. No se
2. Tal vez
3. Sí, pero…
4. Puede ser cierto
5. Muy cierto
d. Tengo las capacidades y las habilidades necesarias para conseguir……………………………………….
1. No se
2. Tal vez
3. Sí, pero…
4. Puede ser cierto
5. Muy cierto
e. Merezco………………………………………
1. No se
2. Tal vez
3. Sí, pero…
4. Puede ser cierto
5. Muy cierto
3. Selecciona los apartados en los que no has obtenido 5 como puntuación y utilizando los patrones que te presento a continuación construye argumentos con cada uno de ellos.

Di en voz alta tu objetivo, lee a continuación el patrón y completa los puntos suspensivos con lo que te surja sin pensar demasiado. (puedes hacerlo por escrito, en ese caso luego lo lees)

a. ………………..del mismo modo que…………………
b. …………………siempre que………………………………
c. …………………una vez que……………………………….
d. ………………en el instante que………………………..
e. ………………………….si………………………………………..
f. ………………………..porque………………………………..
g. ………….desde el momento en que…………………
h. …………………….así que…………………………………….
i. ……………………cada vez que…………………………….
j. ………………………..si no…………………………………….
k. ……………………………ya que………………………………
l. ………………………..por tanto……………………………..

Con las técnicas de PNL podemos reformular y cambiar nuestras creencias limitantes por otras que nos impulsen a crecer y vivir con plenitud.

Liberarnos de las preocupaciones, emociones, decepciones y agitaciones banales e insignificantes de la vida nos ayuda a armonizarnos con la fuente de provisiones infinita, el poder creativo de donde surge todo lo existente. De esta forma nos alineamos logrando un poder de pensamiento y sentimiento más allá de lo común.

“No debemos pedir que nuestros problemas desaparezcan, sino la Gracia para transformarlos” Simon Wail

Maria M. Alcázar
Life Coach. Terapeuta&Trainer PNL
Directora IEPN
www.pnlspain.com

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>