PNL

La programación neuro lingüística, más conocida como PNL, se caracteriza por el deseo de aprender acerca de la excelencia humana y llevarla a la práctica de una forma sencilla, eficaz y eficiente.

Una de sus principales presuposiciones es que toda conducta tiene como antecedente una actividad mental que denominamos estrategia. Podemos identificar dichas estrategias para modificarlas, cambiarlas o modelarlas.

El modelaje consiste en transferir las estrategias positivas y potenciadoras de una persona a otra (modelaje) y de un contexto a otro (automodelaje) en la misma persona.

 

La programación neuro lingüística describe la dinámica fundamental entre mente (neuro) y lenguaje (lingüística) y cómo su interacción afecta a nuestro cuerpo y a nuestra conducta en general (programación).

Programación:
Término que hace referencia al proceso que sigue nuestro sistema de representaciones sensoriales (vista, oído, cinestesia, olfato, gusto) para organizar sus estrategias operativas que son, como podríamos denominarlo, programas mentales que tenemos establecidos.

Neuro:
Toda acción y toda conducta es el resultado de la actividad neurológica como respuesta a nuestra actividad mental. Los programas son ejecutados por mediación de los impulsos neurológicos ordenados.

Lingüística:
La actividad neurológica y la organización de las estrategias operativas son exteriorizadas a través de la comunicación en general y del lenguaje en particular.

 

Orígenes de la PNL

En los primeros años de la década de los setenta, un estudiante de la Universidad de Santa Cruz en California, Richard Bandler y su profesor tutor, uno de los mayores expertos lingüistas del momento, John Grinder, emprendieron un trabajo conjunto de investigación, que poco tiempo después les llevaría al desarrollo inicial de la N.L.P. (Neuro Linguistic Programming) como posteriormente se le bautizó.

El trabajo, una tesina, les llevó a estudiar a los tres miembros más significativos del momento en el campo de la psicoterapia; Fritz Perls, creador de la terapia Gestalt; Virginia Satir, la máxima exponente de la terapia familiar y del psicodrama; y el gran maestro de la época en el campo de la hipnoterapia y terapias no convencionales, Milton H. Erickson.

En un principio, ninguno de los dos jóvenes investigadores pensaba en la creación de un nuevo método terapéutico, sino tan solo en el estudio sistemático de las técnicas que utilizaban con tanto éxito sus tres modelos.

Lo que pretendían era la simplificación, la localización de los patrones que estos genios usaban en sus tratamientos, para poder ser transcritos y de este modo pudiese ser así enseñado y aprendido por muchos.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>